Torrente, el brazo incorrupto de la falange

Un oficio del rector, le designó auxiliar de la comisión depuradora del profesorado en El Ferrol, para eliminar del escalafón, en algunos casos incluso físicamente, a los republicanos.

.

Martes, 16-2-2010 a las 12:06

Se ha inaugurado en Salamanca una exposición en homenaje a Gonzalo Torrente Ballester, con motivo del centenario de su nacimiento. Está  bien elegido el lugar, porque Salamanca fue la capital de la España rebelde: el obispo de la diócesis, su menudencia Pla y Deniel, así llamado por su pequeña talla física, semejante a la moral, cedió su palacio al dictadorísimo, para que instalase en él su cuartel general.

Torrente fue uno de los teóricos del fascismo español, agrupados inicialmente en torno a Jerarquía. La Revista Negra de la Falange. En su segundo número (Pamplona, octubre de 1937) dio a conocer sus propósitos para crear el teatro del nuevo régimen, en términos tan expresivos como éstos: “Procuraremos hacer del Teatro de mañana la Liturgia del Imperio”, con esas caprichosas mayúsculas a las que tan aficionados son los falangistas.

Su teoría política quedó  expuesta en su ensayo La Falange como partido único (Barcelona, Servicio Nacional de Propaganda, 1939), en el que analizó y alabó la doctrina del fundador de ese partido, José Antonio Primo. La conocía tan bien que pudo seleccionar y prologar una antología de sus escritos y discursos, publicada en Barcelona por Ediciones FE en 1941.

Además le hizo protagonista de su drama irrepresentable El retorno de Ulises, escrito durante la guerra y editado en Madrid en 1946: Ulises Primo, apodado El Ausente por los suyos, y Penélope es España, tejedora de un enorme tapiz con su retrato. Otro de sus dramas imposibles, El casamiento engañoso (1941), es una alegoría contra el marxismo derrotado por el fascismo.

Su novela Javier Mariño. Historia de una conversión (Madrid, Editora Nacional, 1943), relata la de un joven aristócrata al fascismo: se enrola con los rebeldes, y es herido en una acción calificada de heroica, naturalmente.

Colaboró  en la Historia de la Cruzada Española, dirigida por Joaquín Arrarás, versión maniquea de la guerra desde la perspectiva rebelde.

Un oficio del rector del distrito universitario de Santiago, del 5 de enero de 1938, le designó auxiliar de la comisión depuradora del profesorado en El Ferrol, para eliminar del escalafón, en algunos casos incluso físicamente, a los republicanos.

Todavía en 1956 publicó  un esperpéntico Panorama de la literatura española contemporánea (Madrid, Guadarrama), en el que presentaba como la figura intelectual más importante del período a su admirado Primo.

Mientras algunos grupos de intelectuales se interesan por recuperar y mantener viva la memoria histórica, otros se encargan de continuar homenajeando a los que durante la guerra y la dictadura actuaron como sus intelectuales de cámara, premiados y prebendados por ello. La monarquía del 18 de julio instaurada por el dictadorísimo se esfuerza por conservar vivas las obras maestras del fascismo. El brazo de Torrente que sirvió al fascismo con su pluma está incorrupto, como el de santa Teresa. Los que él depuró han sido olvidados por la historia.

.

Enlace: http://www.kaosenlared.net/noticia/117063/torrente-brazo-incorrupto-falange

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: