Yo ya pedí la jubilación. Viviré con menos, pero mejor

¡Me jubilé! Como lo oyen. Ya no cobraré lo mismo, pero una compañera interina y parada ya está estrenando destino. Estaré más disponible aunque, como los huesos no aguantarán mucho, trataré de cuidarme; pero a mis 40 y doce -que diría Sabina-, he decidido no trabajar más. Sobre todo tras la deprimente cortina de humo de las pensiones, con la que nuestro presidente trata de asustarnos para que no hablemos de los 4 millones de parados/as ni de lo pésimamente que está afrontando la crisis. Una vez más se pone de parte de la banca, de la CEOE, del Fondo Monetario Internacional, de sus amigos de Davos y hasta de las propuestas del PP, en lugar de la clase trabajadora a la que un día se comprometió a defender.

Me opongo rotundamente a que se retrase la edad de jubilación por ley, es decir obligatoriamente, y menos a que se meta la mano en los bolsillos de los pensionistas para favorecer las pensiones privadas (esas que eufemísticamente llaman “previsión social complementaria”) y seguir favoreciendo a los bancos. Las pensiones, como la sanidad o la educación, han de ser públicas, porque son un servicio público y como tal deben ser garantizadas por el estado, co-financiándolas -si fuera preciso- por el sistema tributario.

Considero que retrasar la edad de jubilación significa tocar muy negativamente los derechos de los trabajadores. Ya no creo que los sindicatos de clase tengan excusas para seguir manteniendo lo contrario. Por eso, celebro que tanto el sindicato al que pertenezco (CCOO), como el partido al que represento (IU), estén convocando una campaña de movilizaciones, como la de mañana en Albacete, (aunque creo que debería ser mas ambiciosa o el inicio de una HG) porque la clase trabajadora de este país tiene que salir a la calle y decir ¡Basta!.

Hay que desenmascarar esta política económica neoliberal de un gobierno, que se dice socialista pero que cada día, es más conservador. Creo que hay que invertir esta situación, sí, pero acometiendo una profunda revisión del sistema financiero y una fiscalidad más justa y equitativa para que de una vez por todas se haga pagar más a quien más tiene, -si no es por solidaridad, que sea por obligación-, y no como se está haciendo hasta ahora.

Una verdadera izquierda tiene que reconstruirse en este país, -y no lo que tenemos en la actualidad-, o la clase trabajadora, seguirá engrosando esa legión de empobrecidos que ya supera los 4 millones de parados. ¡Que pijo bajar salarios y pensiones!.
¿Hasta cuando seguiremos apoyando a un PSOE que, promete progresía para el pueblo, y beneficia a los poderosos?, ¿Piensa alguien que un PP, o esa salida escapista de la UPyD, van a mejorar la situación de los y las trabajadoras de este país?, ¿Alguien va a tener la cara dura de seguir pidiendo el “voto útil” por miedo a que venga el PP, cuando es esa misma derecha económica la que está en el gobierno?. Pues eso, vayamos pensándolo y actuando, o seremos co-responsables -por omisión- de todos estos despropósitos.

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: