¿QUÉ CONSUMIMOS CADA DÍA?

Esta no parece una pregunta que nos hagamos muy a menudo, aunque en realidad nos la estamos haciendo constantemente. Cada vez que realizamos una actividad estamos decidiendo efectuar un consumo, en este caso de energía. Pero, tal vez las preguntas deberían empezar más atrás:

• ¿De qué estas hecho?

• ¿De dónde viene la energía que nos permite movernos y vivir?

O, dicho de otra manera:

• ¿Qué comemos cada día?

Sabemos muy poco sobre nuestra alimentación. Compramos, preparamos e ingerimos los alimentos sin saber su procedencia, la forma en que se han cultivado, las modificaciones a que han sido sometidos, …

• ¿Dónde y cómo se producen los alimentos que consumimos?

• ¿Cómo se han cultivado?

• ¿Con qué agua se regaron?

• ¿Qué pesticidas y abonos se utilizaron en su cultivo?

•¿Cuantos productos químicos más se les han aplicado hasta que llegan a tu mesa? ¿cuantos han dejado residuos?


La forma en que se cultivan y los productos que se emplean condicionan la calidad de los alimentos, su contenido en elementos nutritivos y la presencia de residuos peligrosos para nuestra salud y para la calidad del medio ambiente.

• ¿Qué alimentos y medicamentos se dio al ganado? ¿en qué condiciones vivían?

La carne que consumimos procede de granjas de explotación intensiva donde los animales son alimentados y manipulados de manera cada vez más artificial, pudiendo considerarse en ocasiones como métodos innecesariamente crueles que pueden llegar a afectar la calidad del producto. De la misma forma podemos hacernos muchas más preguntas sobre cuestiones como:

• ¿Cuales fueron las condiciones de trabajo durante su producción?

• ¿Cuánto percibe el agricultor por su trabajo?

El agricultor recibe, generalmente, alrededor de un tercio del precio final de los alimentos, el resto corresponde a las industrias agroalimentarias, la distribución y la venta. En otras ocasiones, se explota a los trabajadores temporeros, incluidos menores de edad.

• ¿Cómo se han conservado? ¿Qué materiales se han empleado para envasarlo? ¿Qué aditivos se le han añadido?

Congelado, irradiado, deshidratado, …. plásticos, metales, barnices, …. colorantes, antioxidantes, estabilizantes, …son procesos, materiales y aditivos que están al orden del día. Perece como si fuera imposible consumir los alimentos sin pasar por ellos.

• ¿Cuánta energía se ha empleado en su cultivo, elaboración y distribución? ¿Cuánto han viajado? ¿Cuándo se cosecharon?

Las distancias a las que se distribuyen la mayoría de los alimentos obligan a cosechar antes de que estén maduros y, después, madurarlos en cámaras o simplemente cambiarles el color. El transporte, además, causa elevados consumos de energía.

Los alimentos siguen un largo proceso hasta llegar a nuestra mesa, el cual influye en la calidad de nuestra alimentación, así como en el medio ambiente y en la conservación del medio rural. Cuando los consumimos estamos contribuyendo en el desarrollo de un tipo u otro de roceso.

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: