El año de la Wikirrevelación

24 DICIEMBRE 2010

Julian Assange

Por Jerome Taylor*

Quizá debiera llamarse el año de la filtración. Lo que comenzó como un constante goteo a comienzos de año se multiplicó en un tsunami de datos mientras Wikileaks causaba sacudones en el mundo con una serie de sensacionales revelaciones que culminaron con la publicación de un cuarto de millón de archivos secretos del Departamento de Estado de Estados Unidos. Durante cuatro años, la plataforma denunciante fundada por el ex hacker convertido en el adalid de la transparencia Julian Assange había publicado filtraciones que iban desde la profunda corrupción en Kenia a los mundanos correos electrónicos de Yahoo de Sarah Palin.

Pero en 2010 Wikileaks se convirtió en un fenómeno global genuino, mientras la organización de Assange daba a conocer una serie de revelaciones críticas sobre Estados Unidos -cortesía de un descontento analista de inteligencia del ejército que supuestamente pudo bajar un tesoro de información secreta y contrabandearla en un CD de Lady Gaga-.

El año de la filtración comenzó en abril con Asesinato colateral, un video de un helicóptero Apache estadounidense disparándole a un grupo de hombres armados y desarmados en Bagdad, incluyendo a dos periodistas de Reuters. Con fría precisión los hombres fueron eliminados en un remolino de acero blanco caliente. Cuando una camionera de civiles con dos niños llegó para trasladar a las víctimas al hospital, también se le disparó. El video fue una revelación clave porque desacreditaba la historia oficial del ejército de Estados Unidos sobre lo que pasó ese día. Pero también puso a Wikileaks en los sitios del gobierno estadounidense que prometieron vengarse de los que filtraban, arrestando a la supuesta fuente y convirtiendo a Assange en el enemigo público número uno en el Capitolio.

Sin inmutarse, Wikileaks siguió adelante con su próxima revelación, la publicación de 75.000 informes de campo de batalla del ejército estadounidense en Afganistán. Washington condenó la revelación diciendo que ponía a los soldados y a los civiles en peligro. Los grupos de derechos humanos elogiaban algunas de las revelaciones que se conocieron en los blogs de la guerra, pero condenaron a Wikileaks y a sus socios en los medios por no redactar los nombres de los civiles que trabajaban con de la OTAN en Afganistán.

Tres meses después, 400.000 archivos de guerra sobre Iraq fueron publicados en lo que fue descripto como “la mayor filtración de documentos clasificados en su historia”. Los halcones en el Capitolio se enfurecieron y por primera vez se habló de arrestar o asesinar a Assange. Pero todas las filtraciones previas empalidecieron frente a la publicación de 240.000 cables secretos de las embajadas de Estados Unidos en el mundo.

* De The Independent de Gran Bretaña. Especial para Páginal12.

Artículos Relacionados

Anuncis

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

S'està connectant a %s

%d bloggers like this: