Regla de oro : los pueblos no deben pagar su crisis

Translated mercredi 20 juillet 2011, par J.A.Pina

La Unión Europea y los gobiernos utilizan las deudas públicas para imponer a los pueblos de Europa una verdadera purga social. Mientras los bancos y otros operadores financieros nunca dejan de especular sobre las deudas públicas, necesitan que sea el pueblo quien pague una crisis de la que los mercados financieros son los primeros responsables y únicos beneficiarios.

Por todo ello, los gobiernos de la Unión, la Comisión Europea y el Parlamento Europeo, con la participación activa del Banco Central Europeo y del Fondo Monetario Internacional, quieren imponer una nueva gobernanza económica sometida a las finanzas con el objetivo de incrementar la vigilancia de los presupuestos nacionales, de endurecer las sanciones contra los Estados en caso de déficit “considerado” excesivo y de reducir los gastos públicos.

El pacto « euro plus » utilizaba ya la crisis de la deuda para imponer la austeridad, la bajada de los salarios, de los subsidios y de las pensiones, la disminución del número de funcionarios, la flexibilidad laboral, el retroceso de la edad de jubilación, el desmantelamiento de los sistemas de protección social, reduciendo al mismo tiempo el poder de las organizaciones sindicales. ¡Todo, para único beneficio de los accionistas de las grandes empresas y del sistema financiero internacional ! Una medida ya tomada, en el “semestre europeo”, apunta a someter al Consejo y a la Comisión, los presupuestos de los Estados antes incluso de que sean discutidos por los parlamentos nacionales.

Para intentar dejar atado totalmente este montaje, los gobiernos europeos quieren incluir en la ley fundamental de los Estados el objetivo de equilibrio presupuestario, lo que Nicolás Sarkozy llama “la regla de oro”. Estúpida económicamente, ¿qué hubiera pasado si esta regla se hubiera aplicado en el momento de la crisis financiera, cuando los Estados reflotaron los bancos ?, esta propuesta es una agresión contra la democracia, porque las políticas económicas serían totalmente sustraídas al debate público y a la decisión ciudadana. Semejante disposición, adoptada por los parlamentarios de las dos cámaras, no debe ser incluida en la Constitución francesa, como quieren el Presidente de la Republica y la Unión Europea.

Los ciudadanos y ciudadanas no deben pagar las deudas que son el resultado de la sumisión de los Estados a los mercados financieros. Estas deudas son ilegítimas y los pueblos no deben pagar los platos rotos. Hay que exigir ya una moratoria y auditorias ciudadanas sobre las deudas públicas. En lo inmediato, las organizaciones firmantes llaman a las ciudadanas y ciudadanos, a sus organizaciones sociales, sindicales y políticas a movilizarse contra la inclusión en la Constitución de la austeridad y los parlamentarios deben votar contra este texto si Nicolás Sarkozy se atreve a pesar de todo a convocar el Parlamento en congreso en Versalles.

ATTAC, CGT-Finances, FASE, Fondation Copernic, GU, Les Alternatifs, Marches européennes, MPEP, NPA, PCF, PCOF, PG, Union syndicale Solidaires.

Fuente: humanite en espanol

Advertisements

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s

%d bloggers like this: