A por las pensiones: el gobierno acelera el proceso para tener listo el “pensionazo” en enero

¿Después del 29-S qué? ¿A qué esperan los sindicatos para convocar un proceso de huelga general que impida este nuevo atropello y fuerce al gobierno a derogar el resto de medidas antiobreras?

Kaos. Laboral y Economía | prensa | 13-12-2010 a las 9:17 |

Gómez negocia contrarreloj la reforma de las pensiones

El compromiso del Ejecutivo con los socios europeos y con los mercados de actuar y de hacerlo con rapidez es firme. El presidente Zapatero ha dado de plazo al ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, hasta el 28 de enero para que logre un acuerdo de reforma del sistema de pensiones.

Ante Gómez, el reloj, negociaciones en diciembre con los distintos grupos parlamentarios en el marco del Pacto de Toledo, negociaciones con empresarios y sindicatos en enero y tres medidas claras cuyo objetivo, según el ministro, es seguir teniendo un sistema público de pensiones sólido y saneado dentro de 15 o 20 años.

En una entrevista con Valeriano Gómez, que publica hoy El País, el titular de Trabajo e Inmigración asegura que en 2050 habrá prácticamente 17 millones de pensiones, frente a los menos de 9 actuales, lo cual haría inviable el sistema de cobertura a no ser que se acometan reformas.

Esas reformas se concretarían principalmente en tres: “Aumentar el periodo de cómputo de la pensión, ahora en 15 años; dificultar las jubilaciones parcialesdesplazar la edad legal de jubilación“, según Gómez.

El desplazamiento del que habla el ministro supone que el Ejecutivo está pensando en fijar en 67 años, en lugar de en los 65 actuales, la edad legal de jubilación, aunque admite que “los detalles están abiertos” al diálogo y que buscan “consenso con los grupos parlamentarios”. Al mismo tiempo asegura que la medida contemplaría excepciones y que la flexibilidad de la misma sería necesaria.

Para Valeriano Gómez, el aumento de la esperanza de vida, el no excesivo aumento de la tasa de natalidad y el hecho de que la inmigración no sería realmente la solución que sostuviera las pensiones, hace preciso que se actúe ya mismo.

El actual sistema “solo se podría sostener con un aumento muy significativo de la población, perspectiva que no aparece en ninguna de las previsiones”.


El retiro a los 65 se jubila pronto

La jubilación a los 65 años va camino de convertirse en un anacronismo. Tras varios meses de titubeos, el Gobierno renuncia por primera vez a los eufemismos en el debate sobre la reforma de las pensiones, la más importante de las tareas pendientes. La referencia a los 67 años como edad de retiro había permanecido en la agenda oculta del Ejecutivo prácticamente desde que la formuló, hace ya casi un año. El presidente, José Luis Rodríguez Zapatero, nunca ha renunciado a ese giro radical en el sistema público, aunque tanto él como sus ministros han sorteado la mención expresa para evitar la confrontación política y social. Pero los tabúes sobre la edad legal han acabado.

Los asuntos más controvertidos se abordarán la próxima semana

La reforma llegará un año después de que el Ejecutivo abriera el debate

El Ministerio de Trabajo perfila ya un modelo de reforma basado en el retraso de la edad de jubilación a los 67 años. El único margen que contempla este departamento -y con el que espera atraerse a una parte significativa del Parlamento- consiste en flexibilizar esa obligación de alargar la vida activa en determinados casos. Aunque no está cerrado, las alternativas más plausibles consisten en eximir a algunos colectivos con trabajo especialmente penoso y a los trabajadores con carreras de cotización más largas.

La principal incógnita reside en el grado de flexibilidad que el Ministerio de Economía está dispuesto a admitir. Porque Trabajo se ha mostrado siempre partidario de buscar alternativas eficaces a ese retraso generalizado, pero fue la vicepresidenta y ministra de Economía, Elena Salgado, la que comprometió ante Bruselas y el resto de agentes inquietos con el futuro de España un enunciado tan claro y contundente como prolongar a los 67 años la permanencia en el mercado de trabajo. Y cualquier alternativa a esa idea resultará menos vistosa. Países como Alemania, Reino Unido y Dinamarca ya han prolongado la edad legal de jubilación.

“La clave es que el Gobierno pueda contarlo en Bruselas y hacerlo ver”, reflexiona Carles Campuzano, portavoz de CiU en el Pacto de Toledo. Junto con el PNV, esta formación es clave en el acuerdo parlamentario que el Ejecutivo aún no ha perdido la esperanza de lograr. Oficialmente, el Gobierno trabaja con la hipótesis del pacto, pero la posibilidad de un fracaso cobra cada vez más fuerza. Si nada lo remedia, el nuevo marco para las pensiones repetirá el esquema de la reforma laboral, en que los plazos para acordarla se dilataron hasta el extremo sin resultado alguno. Consciente de que los mercados están ávidos de señales reformistas, el Ejecutivo ha acortado dos veces la fecha límite en las últimas semanas, en un intento por salir airoso del retraso que consintió respecto a la fecha inicialmente prevista: diciembre de 2010.

La fecha del 28 de enero no es casual. Ese día se cumplirá un año desde el momento en que trascendió públicamente que Zapatero pretendía elevar a 67 años la vida activa de los españoles. Un plazo más que suficiente para haber alcanzado un acuerdo -o constatado el desacuerdo- en el Parlamento. Pese a todo, algunos grupos políticos se muestran molestos ante el ultimátum que acaban de recibir. “Es la primera vez que nos ponen condiciones y plazo. Nunca se nos había exigido. Se sienta un mal precedente”, advierte Tomás Burgos, portavoz del Partido Popular en la comisión del Pacto de Toledo, que desde 1995 sienta las bases para las reformas de pensiones.

La reflexión de Burgos obvia es que también por primera vez España está bajo escrutinio internacional y que los inversores le exigen insistentemente que acometa reformas para inspirar confianza. La de pensiones encabeza la lista, a pesar de que, tras más de dos años de crisis, la Seguridad Social conserva un discreto superávit. El Parlamento no ha interiorizado la excepcionalidad de la situación y, casi un año después de recibir la propuesta oficial, el Pacto de Toledo no ha analizado los asuntos más espinosos: edad de jubilación, periodo cotizado para calcular la pensión y para acceder a ella, prestaciones de viudedad… Con suerte, la próxima semana comenzará el debate crucial.

“Ya que el Gobierno ha alterado el calendario, propuse [en la reunión de esta semana] que entráramos directamente a debatir la edad de jubilación. Pero no hubo acuerdo”, explica Gaspar Llamazares, de Izquierda Unida, que se pregunta si el Gobierno está “guardando las formas o configurando el Pacto de Toledo como un paripé, un trámite necesario” para luego ignorarlo en el proyecto de ley que prepara.

Esa hipótesis amenaza la supervivencia misma del Pacto de Toledo, una herramienta que durante 15 años ha logrado sacar las pensiones de la contienda electoral y dotar de estabilidad al sistema. El portavoz del PNV en esta comisión, Emilio Olabarría, considera que si no hay acuerdo o el proyecto final -“que el Ejecutivo ya tiene”- se aleja mucho de las recomendaciones parlamentarias, este foro carecería de sentido. “El Pacto de Toledo estaría amortizado”, zanja. Pese al aviso, Olabarría muestra una de las posiciones más abiertas a la negociación. “Estamos dispuestos a hablar de todo”, asegura.

Sin haber entrado en materia, el Pacto de Toledo trabaja con el horizonte de haber esbozado un texto antes de Navidad. “Si no, estaría incumpliendo el mandato del Gobierno”, advierten fuentes del Ejecutivo. La mayor responsabilidad de ese mandato recae en el grupo socialista, que exhibe un sorprendente optimismo: “Va a haber un buen acuerdo, probablemente en la semana del 24 de diciembre”, vaticina Isabel López i Chamosa, portavoz del PSOE en la comisión.

Pero la llave a la que este grupo confía el consenso está lejos de ser asumida por todos. Tanto el Gobierno como los diputados socialistas esperan del Parlamento un texto generalista capaz de acoger cualquier reforma que plantee Zapatero. Es lo que Llamazares denomina la fórmula Romanones: haga usted la ley y déjeme a mí los reglamentos. Además de este diputado, también el PP se opone firmemente a la ambigüedad. Con esas condiciones, será difícil lograr la cuadratura del círculo: un texto que aluda a la edad legal de jubilación sin recomendar explícitamente aumentarla.

Si compleja resulta la negociación parlamentaria, la sindical se da prácticamente por perdida. Con la aceleración de plazos, el Gobierno apenas ha dejado días hábiles para discutir el proyecto con Comisiones Obreras y UGT, consciente de que hay poco margen de diálogo. Los sindicatos probablemente plantearán una segunda oleada de movilizaciones, pues el rechazo que les provoca el retraso en la edad de jubilación es tan enérgico como el que ha suscitado la reforma laboral.

Elementos clave para el acuerdo del Pacto de Toledo

– Jubilación a los 67 años. Es el punto más concreto de la propuesta que el Gobierno envió a comienzos de año al Parlamento. La medida levanta el rechazo de los sindicatos y de algunos grupos políticos (principalmente, Partido Popular e Izquierda Unida). El Ejecutivo está dispuesto a sacarla adelante con matices. Para ello confía en que la redacción de las recomendaciones del Pacto de Toledo sea poco concreta y le deje margen para aprobar su proyecto sin contradecir a la comisión parlamentaria.

– Periodo de cómputo. Es uno de los aspectos que más consenso concitan. Ahora se toman los últimos 15 años de vida laboral para calcular la cuantía de la futura pensión. El Gobierno ha hablado de alargar este periodo a 20 o 25 años. La medida supone un recorte de la pensión para la gran mayoría de trabajadores.

– Pensión completa. A la hora de jubilarse, para cobrar la totalidad de la pensión es necesario haber cotizado al menos 35 años. Una de las posibilidades que provocaría un retraso real de la edad real de retiro es aumentar el número de años. El Gobierno parece descartar, al menos de momento, elevar ese umbral.

– Mínimo cotizado. Para tener derecho a una pensión contributiva es necesario haber cotizado al menos durante 15 años. Ampliar ese periodo constituye uno de los puntos que parece contar con mayor apoyo parlamentario, aunque dependerá de las condiciones exigidas.

– Pensión de viudedad. El Pacto de Toledo ya abogó en 2003 por reformular esta figura para las generaciones futuras. Por ahora, la opción más probable apunta a un mayor equilibrio entre pensiones de viudedad y de orfandad, aún muy bajas.

– Mutuas laborales. La intención del Gobierno de modificar el régimen de las mutuas de accidentes laborales separa al Gobierno de los demás grupos, sobre todo del PP, PNV y CiU.

– Congelación de las prestaciones. La decisión del Gobierno de congelar las pensiones en 2011 ha envenenado el debate parlamentario. El ministro admitió la semana pasada ante los diputados que esta decisión violaba la literalidad del Pacto de Toledo.

.

kaosenlared.net

Anuncis

La selva la cuenca del Congo

Un registrador de los niños de pie delante de los registros de Afrormosia.

.

Un registrador de los niños de pie delante de Afrormosia troncos talados por su padre, que hace 400 francos congoleños (menos de 1 dólar EE.UU.) por día en una zona controlada por la belga-americano de registro Safbois gigante. Afrormosia es una especie de árbol protegida cuyo comercio internacional debe ser estrictamente regulado. Aproximadamente 40 millones de personas en la RDC dependen del bosque para sus necesidades básicas, tales como la medicina, la alimentación o la vivienda.

Unos 40 millones de personas dependen de la selva tropical de la cuenca del Congo para su subsistencia. Como el segundo bosque tropical más grande después del Amazonas, que también desempeña un papel vital en el control del cambio climático.

Más de 8 por ciento del carbono almacenado en el mundo existe en la República Democrática del Congo (RDC), convirtiéndola en la cuarta mayor reserva de carbono de los bosques en el mundo.

Haga clic en para las soluciones a la deforestación

Es el hogar de 270 especies de mamíferos, incluyendo al gorila en peligro de extinción, el chimpancé y el bonobo, y 39 especies exclusivas de la región, incluido el okapi y el elefante de los bosques. A pesar de su importancia crítica, la tala industrial ha puesto el futuro de los bosques, la vida que depende de él, y el clima del mundo, en peligro.

Las concesiones forestales en el África Central, principalmente en la República Democrática del Congo, cubren 50 millones de hectáreas de selva – un área del tamaño de Francia. El Banco Mundial, los países donantes internacionales y el gobierno de la RDC han estimulado la tala industrial que considera que podrá llevar el desarrollo y aliviar la pobreza. Este tipo de registro, sin embargo, los combustibles sólo estos problemas, engañando a la población local, que vive con menos de un dólar al día, fuera de sus tierras y medios de subsistencia.

Impuestos tramposos

Greenpeace ha descubierto el caos social y la destrucción ambiental causada por el sector maderero industrial, exponiendo a las empresas internacionales que participan en el comercio de madera ilegal, la evasión fiscal, el soborno y tratar con las empresas en la lista negra por el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

Empresas como el alemán-suizo Grupo Danzer están engañando a la gente de África Central de grandes cantidades de dinero cada año a través de la evasión fiscal. En 2008, Greenpeace demostró la empresa por no pagar casi 8 millones de euros (dólares de los EE.UU. 10,8 millones) en impuestos, lo suficiente para pagar los 700.000 niños en la República Democrática del Congo para ser vacunados.

Las comunidades locales es una práctica común para las empresas a ‘pagar’ con sacos de sal, jabón, café, cerveza y azúcar, para el acceso a las zonas forestales que produce cientos de miles de dólares en beneficios.

Un río fluye a través del Parque Nacional de Salonga, situado en la República Democrática del Congo en la cuenca del río Congo. Es la mayor reserva de selva tropical de África tropical. Con sus 33.350 km2, el parque es más grande que Bélgica.

.

.

Ayudar a combatir el Cambio Climático

Los bosques actúan como grandes reservas de carbono, que son vitales para la lucha contra el cambio climático. Si la tala industrial se permite que continúe el desarrollo, la República Democrática del Congo riesgos de perder más del 40 por ciento de sus bosques para el año 2050. Esto liberará hasta 34,4 mil millones de toneladas de C02, aproximadamente igual al total de las emisiones del Reino Unido en los últimos 60 años.

El valor potencial de estos bosques como depósitos de carbono es mucho mayor que los ingresos generados por la tala industrial. Sustitución de la tala industrial con un financiamiento internacional del sistema de protección forestal sería económicamente beneficioso para la población local, proteger los medios de subsistencia y la biodiversidad, y también ayudará a salvar el clima.

Soluciones

No es demasiado tarde para proteger grandes áreas de bosque tropical intacto, pero se necesitan medidas urgentes.

Greenpeace está pidiendo

Cero la deforestación en los bosques vírgenes tropicales del mundo en 2015.

Adopción de “Bosques para el clima”, un mecanismo de financiación internacional que hace que la salvaguardia de los bosques intactos más económicos que su destrucción al por mayor.

Medidas estrictas para poner fin al mercado internacional de madera ilegal.

El gobierno del país para desarrollar un enfoque integrado, plan nacional de uso de la tierra, con la plena participación de las comunidades locales en la identificación de áreas de protección de los bosques desde el principio.

.

Jaume Satorra/Greenpeace España

El miserable humanitarismo del desastre

19 de enero de 2010

En 1803 los negros de Haití propinaron tremenda paliza a las tropas de Napoleón Bonaparte, y Europa no perdonó jamás esta humillación infligida a la raza blanca (…) La historia del acoso contra Haití, que en nuestros días tiene dimensiones de tragedia, es también una historia del racismo en la civilización occidental.”

Eduardo Galeano

Estados Unidos ha movilizado su poderío militar nuevamente en 2010 y miles de soldados han llegado a Haití, no empuñando sus armas como en 1994, ni formando los escuadrones de la muerte ‘tonton-macoute’, sino cargados de ayuda y con el compromiso de apoyar las tareas de rescate de víctimas y la reconstrucción de la nación luego del terremoto del pasado martes.

Los EEUU que no ayudaron a su propia población cuando la catástrofe ocasionada por el huracán Katrina, se precipitan en una invasión militar disfrazada de ayuda humanitaria.

Se está instrumentalizando un supuesto estado de caos en Haití, al que también podría contribuir la premeditada descoordinación en la distribución de la ayuda humanitaria. El objetivo aquí sería el de crear una imagen de caos y violencia que justifique la invasión ante la opinión pública, y para eso hay que contar con la colaboración estrecha de los grandes medios de información

El objetivo según Heritage Foundation (una fundación o “think-tank” de la elite de la clase dominante estadounidense que formula las políticas e ideologías implementadas por los gobiernos de turno) sería:

“En medio del sufrimiento, la crisis en Haití ofrece oportunidades a EEUU. Además de proporcionar ayuda humanitaria inmediata, la respuesta de EEUU ante el trágico terremoto ofrece la oportunidad para reestructurar el gobierno y la economía de Haití, disfuncionales desde hace tiempo, además de mejorar la imagen de EEUU en esa región”

El pueblo haitiano ha demostrado un alto grado de solidaridad, coraje y compromiso social, ayudándose unos a otros y actuando con conciencia: bajo condiciones muy difíciles, inmediatamente después del terremoto, se formaron espontáneamente equipos de rescate formados por diferentes grupos de personas.

La militarización de las operaciones de ayuda debilitará las capacidades autoorganizativas de los haitianos, y su talento para crear nuevas condiciones de vida. No cabe duda que el apoyo mutuo, en estos momento de dolor, es la receta que mejor cubriría las necesidades personales y materiales del pueblo haitiano.

%d bloggers like this: